japon portada

El reciclaje en Japón

El país del sol naciente se caracteriza por estar rodeado de misterios, leyendas y secretos. No obstante, como muchos países, no se libra de problemas del reciclaje. Por eso desde GIR vamos a encargarnos de desvelar hablaros de como es el reciclaje en Japón.

¿Sabías que en Japón no hay papeleras?

El secreto del reciclaje de Japón

Una curiosidad del este país es la inexistencia de papeleras en las calles. Eso es debido a varios factores; uno de ellos es, como en Reino Unido, debido a atentados. No obstante en Japón lo llevaron más allá ya que ahora tan solo puedes encontrar papeleras en pocos lugares: junto de las máquinas expendedoras, junto a las tiendas de conveniencia o la salida del metro.

Curiosamente esto no plantea un problema de reciclaje ya que Japón es uno de los países con menos residuos que hay. Esto parece algo contraproducente, pero no si se conoce un poco más de la cultura japonesa. En concreto el arte del Mottainai, la idea de no desperdiciar y respetar los residuos. Esto se aplica a varios aspectos de la vida japonesa, en la que por supuesto entra en reciclaje de residuos. Si éstos se reducen, su gestión es más eficiente; de ahí que casi nula necesidad de las papeleras públicas.

Política japonesa de la Economía Circular

Aunque parte del problema del reciclaje viene de las políticas japonesas de economía circular se centran en el reciclaje, las tecnologías de recuperación de energía, el crecimiento económico y la innovación. Esto que a priori suena muy bien, esconde un sistema reciclaje curioso. Hay dos vertientes:

Curiosidades del reciclaje de Japón
  • Visión Tecnocéntrica: no busca reducir los principales motores del consumo excesivo y la sobreproducción. Esto significa que de cara al futuro, se incrementarían las injusticias en el acceso a recursos naturales del planeta.
  • Visión Transformadora: sí abordan problemas de sobreproducción de recursos, el consumo excesivo, la justicia climática opciones de circularidad más transformadoras (las 3R), aunque se hace a un nivel pequeño (gobiernos locales, ONGs…).

Idealmente habría que seguir la segunda visión, la transformadora. No obstante en Japón hay un gran desequilibrio de poder; las empresas privadas y los economistas está sobrerrepresentados, mientras que las organizaciones más humildes (ONG), quedan excluidas de reuniones del tipo gubernamentales. Lo que hace que sea la segunda visión, la tecnocéntrica, la que se desarrolle más. Y aunque aplique algunos principios de circularidad, es poco probable que esta visión pueda cumplir con los objetivos climáticos.

De cara al futuro

Japón es un país cuyas tradiciones están muy arraigadas, por lo que personalidades del Instituto Copérnico de Desarrollo Sostenible (quienes han estudiado las dos vertientes y sus posibilidades), sugieren un cambio en la filosofía del reciclaje japonés.

De forma que se retome la filosofía ecológica holística y las tradiciones budistas como posibles fundamentos de políticas de cambio climático. De esta forma se conseguiría crearse crearía una economía circular que tenga en cuenta la sostenibilidad, la reducción del consumo, el bienestar etc.

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *